Canal RSS

Huggies : vida de adultos

Hoy analizaremos los diferentes spots de la conocida marca de pañales Huggies comercializada por la mega-empresa Kimberly Clark.

Los spots están dirigidos básicamente a los padres (madres, obviamente), con la intención de apelar a sus sentimientos, para que vean el anuncio y digan “awww, ¡que monos son estos niños! yo también haré a mi niño tan feliz comprándole estos super pañales que parece que pueden con todo”.
Por otra parte, como ya habíamos visto en entradas anteriores (y en el documental Consuming Kids), hoy en día, los espectadores son cada vez menores, así que un niño de 4 años ya puede ser espectador y ver estos anuncios e, inconscientemente, asimilarlos.

Sin más preámbulos, vamos a analizar los diferentes spots de Huggies; cada uno de ellos, sin excepción, juega con la idea de niño = pequeño adulto.

Este spot es quizá el más conocido de Huggies, y uno de los que dieron lugar a su famoso eslogán “Huggies – Be Happy”.

Vemos al pequeño adulto, trabajador en una empresa, rodeado por sus compañeros (que también llevan Huggies,claro), le despiden, pero él sigue contento (porque lleva Huggies). Luego vemos que su día continua siendo un día malo (de estos que todos tenemos), pero el pequeño adulto sigue sonriendo ¿por qué? porque no tienes que preocuparte (como bien dice la canción) , tienes Huggies así que todo va bien, be happy!
¿Qué detalles del mundo adulto encontramos en este anuncio?: niños con corbatas, ordenadores, coches, teléfonos móviles, etc.

Pasemos al siguiente anuncio de Huggies Jeans (edición limitada), porque los peques también quieren ir a la moda y quieren tener sus vaqueritos. Veamos este anuncio emitido en Israel (de hecho, cantan en hebreo).

El spot está construido como si fuera un videoclip de Puff Baby (aludiendo al famoso rapero Puff Daddy) y por esto está todo ambientado en este estilo Hip Hop,  muy conocido en Israel (gran influencia de EE.UU).  Se ha intentado jugar aqui con el humor y con los topicos conocidos de este mundo (coches de lujo, chicos y chicas negros, cadenas de oro pesadas, gorras, abrigos de piel, y con la letra “jump your tushy”, o “moved el culito”).
Es interesante destacar que los spots de Huggies se adaptan a los países en el que se emiten para provocar mayor simpatía. Por ejemplo, es sabido que los israelís viajan mucho a Tailandia, y cómo no, los pequeños adultos de Huggies también lo harán (aunque contengan mensajes implícitos raciales y algo violentos Huggies en Tailandia).

Aqui tenemos otro anuncio de este mundo de adultos al que los niños quieren llegar con tanta ansia. Se trata de Kleen Bebe esta vez, la marca que básicamente equivale a Huggies, pero en México. Es también de Kimberly Clark,  por ello utilizan las mismas estrategias: Esta vez, nos vamos a la pasarela de moda más “guay”.

¿Qué detalles vemos aqui?: niñas con peinados, joyas y complementos, niñas y niños modelos en la pasarela, coches, etc.

Pasemos al siguiente anuncio que a nosotras nos ha chocado bastante y, como muchos otros anuncios que involucran a niños, no nos ha parecido adecuado.
Este anuncio está hecho con gran calidad, pero esta vez el pequeño adulto ya no está en el mundo de los pequeños adultos, sino en el mundo de los verdaderos adultos, el mundo real.
Se trata del siguiente spot : Huggies Jeans Hit the streets

¿Qué vemos aqui? el pequeño adulto, impresiona a la gente de su alrededor (tanto mujeres como hombres) con sus Huggies Jeans, lo último de la moda (¿demasiados planos sobre el trasero del niño?). Para que no parezca “del todo” raro, podemos apreciar que siempre está acompañado por una mujer (su madre)  a la que no vemos la cara, pero apreciamos su presencia (en el mundo real los niños tienen que ir acompañados por sus padres), poco importante.
Finalmente, el pequeño adulto llega a su coche de lujo, el chófer le abre la puerta, y se hace como una especie de “zoom” , a-lo James Bond. Más “adulto” y “mayor” que esto, imposible.

Está claro que casi en todos los anuncios de Huggies el tema de los estereotipos y roles de género está muy presente. Por ejemplo, la mujer como ama de casa que acompaña su marido al trabajo, o representando el típico topico de vestimenta chicas con joyas y chicos con corbatas. 
Creemos que hay que replantearse este método de publicidad. Es “mono”, sí. Es gracioso, quizá. Es divertido, puede ser. Pero todo esto está en la superficie, nadie piensa más allá de estos anuncios y el efecto inconsciente que tiene tanto en padres como en niños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: