Canal RSS

Archivo de la etiqueta: inocencia

¡Papá, compremos un BMW!

Hasta ahora hemos analizado la publicidad de productos dirigidos a niños, pero ¿qué pasa cuando se los usa para anunciar marcas destinados a adultos?

Los niños hoy en día ya son considerados como clientes y consumidores, no sólo tienen los gustos claros acerca de qué marcas prefieren sino que además tienen una influencia clara sobre las decisiones de consumo de sus padres. Ahora los niños saben más de innovación y tecnología que sus padres por lo que funcionan como una especie de “líderes de opinión” frente a ellos, son esponjas y altamente influenciables por lo que los anunciantes se aprovechan de ello en sus campañas, uno de los sectores donde más se da este caso es en los anuncios de coches. He observado muchas campañas, donde últimamente siempre aparecen niños como elemento de nostalgia o ternura a la hora de elegir una gama u otra.

El primer ejemplo que he encontrado es de la marca BMW, en su especial campaña ‘navidad’, de hace unos años en EE.UU. Mediante una filmación muy casera, nos recuerda esas navidades en la que Papá Noel acertó con ese regalo tan preciado, y con la frase “¿Recuerdas cuando los sueños se hacían realidad?  Pues, aún pueden” y es en los últimos 10 seg. cuando nos enseñan el coche soñado. Se apela a las emociones de cuando éramos niños, hace que nos identifiquemos con el pequeño y reaccionemos con la misma felicidad cuando compremos el coche.

En la última campaña de Volkswagen ‘Passat’, el niño protagonista de este spot, disfrazado del malvado Darth Vader intenta probar sus poderes con cosas que se encuentra por casa, primero con el perro, luego con una muñeca, incluso con un sandwich que le da su madre, después observamos al padre que llega a casa de trabajar con su Passat negro de último modelo. El niño ya frustrado vuelve a intentarlo con el coche, y ¡voilá! da resultado, se iluminan las luces, todo gracias a un poco de ayuda de papá. El spot acaba con el siguiente mensaje “Con todo lo que un hijo imagina, y lo que un padre desea” lo que vuelve a reafirmarnos la importancia en la decisión del hijo al escoger este coche; el coche nos brinda felicidad y de forma ingeniosa logra captar nuestra atención por el tono cómico e inocente del niño.

 

El siguiente ejemplo que analizaremos es otra campaña de la gama Volkswagen, el protagonista vuelve a ser un niño, quien aparece quejándose de todos los problemas que conlleva ser eso mismo, un niño, pero con el nuevo Touran TDI todo parece más fácil tanto para ellos como para los padres (lleva incorporado un reproductor de DVD y pantalla en el asiento de atrás) lo que con una sonrisa picarona alegra al protagonista del spot. En un principio parece un anuncio destinado para padres con niños pequeños que buscan un coche con todas las comodidades, pero por otro lado es lo que repetíamos anteriormente, de cómo los hijos, expuestos a este tipo de anuncios pueden informar a sus padres y persuadirles de comprar un determinado coche y no otro. Además acentuando la presencia del niño en el spot, hace que cuando lo vean quieran sentirse reflejados, y que “papá tenga el mismo coche que el del anuncio del niño guay”. Es solo una hipótesis, pero es muy posible que se haya dado el caso.

Otro anuncio que he encontrado es el siguiente de la gama Mercedes, un poco extraño a mi parecer, si el objetivo era vender un coche. Aparece un padre recogiendo a su hijo de la escuela, quien se despide de su amiga (de color) Nerea. Una vez en el coche, el hijo le pregunta a su padre “¿Sabes que mi amiga Nerea es negra?” el padre reacciona con un “Claro que lo sabía”, el hijo de forma dubitativa contesta “Pues yo no”.

Para el niño no existía la terminología de ser “negra” hasta que lo escuchó de alguien (mostrando así los prejuicios de los adultos). El padre, quien sí ve diferencias entre las personas por el color de la piel, luego sonrie porque ve que para el niño eso no supone diferencias. Por tanto, ¿existen diferencias por llevar un Mercedes o no? o es que ¿Mercedes ES la diferencia?. La forma en la que se pretende mezclar la psicología del niño y el tema racial no me parece el tema más apropiado, aunque sea un buen ejemplo de tolerancia, pero creo que existen otras muchas maneras de anunciar una marca.

Por último, este el ejemplo que más me ha impactado, nos muestra un niño completamente “obsesionado” por tener un Porsche, llegando incluso a ir en su bici hasta el concesionario y preguntar por el modelo 911, se monta en el coche y le dice al vendedor “Te veré en unos 20 años” y acaba con la siguiente frase, “Es curioso lo de un Porsche, está el momento en el que deseas uno, el momento en que lo obtienes, y para los más nostalgicos esa década o dos que pasa en medio” (…) “Es simplemente la expresión más pura de quienes somos”

Si tuviera que seguir con la lista de ejemplos que utiliza niños para sus spots, la lista sería infinita. Todos los anuncios que hemos analizado son bastante ingeniosos y originales pero creo que existe una sobrexposición innecesaria de niños en ellos. No vemos al niño como una parte más de la familia o algo secundario, sino como elemento esencial para la venta de ese coche. Es inocente pensar que esto se pueda cambiar, porque la estructura publicitaria está ya muy fijada, sin embargo debemos concienciarnos que comprar un coche no es igual que comprar un juguete por muy persistentes que sean los niños.