Canal RSS

Archivo de la etiqueta: spot

Mami, me voy a tomar una caña

Buscando ejemplos para el blog esta semana, he encontrado un anuncio japonés que me ha sorprendido mucho, y no para bien. Esta vez se trata de un producto llamado “Kodomo no nomimono” una línea de bebidas no alcohólicas del país nipon, que viene en envases que simulan botellas alcohólicas reales pero en cuyas etiquetas se puede apreciar a menores de edad que beben alegremente. Cerveza, champagne y vino son algunas de las bebidas que están al alcance de los niños, con sabor a manzana, limón y uva, respectivamente. Lo que más llama la atención, aparte del parecido del envase a la bebida alcohólica es por ejemplo la de “cerveza” del anuncio,  la cual al ser servida en un vaso arroja espuma de la misma forma que lo haría una auténtica “birra” e incluso se vende en el tradicional formato de seis unidades como los packs de cerveza normales.

Quizás en Japón exista otra forma de concebir el alcohol con la vida social, pero para nosotros en Europa y con todos los problemas relacionados al alcoholismo esta no es la forma más adecuada de educar y concienciar a los niños sobre los peligros del alcohol. Es bien sabido que hoy en día los niños quieren crecer cada vez más rápido, niñas que quieren maquillarse y vestirse como sus madres y otros que deciden beber y fumar para parecer pequeños “adultos”. En el anuncio da la sensación de que la bebida es algo “inocente”, se bebe y se celebra en grupo o en familia y los padres parecen contentos que sus hijos puedan beber casi como ellos. Pienso que esto solo hace incentivar cada vez más el buen ver del alcohol como algo establecido en la sociedad que tarde o temprano los niños formarán parte, se hacen miles de campañas contra las drogas ilegales, pero con este ejemplo lo que se hace es atraerlos a las drogas legales, porque algunos olvidan que el alcohol es una droga.

Tristemente esta bebida ha tenido tal éxito que en Japón la competencia ya ha creado otra con el sorprendente nombre de Kidsbeer (Cerveza de niños), de color dorado, con gusto a guaraná y envasada como la verdadera cerveza. El lanzamiento de esta bebida, en 2007, fue acompañado de una fuerte polémica, ya que algunas organizaciones de padres entendieron que, al ser tan parecido el packaging a las botellas de marcas como Heineken o Budweiser, se incentivaba el consumo de bebidas alcohólicas (aún si no había alcohol en el producto). Pero es que el eslogan de Kidsbeer no se queda atrás, ya que en la etiqueta del producto figura la siguiente frase: Even kids cannot stand life unless they have a drink (“Ni siquiera los niños pueden soportar la vida si no beben un trago”).

A pesar de los riesgos que pueda tener para la infancia el someterles a la idea de lo que deben beber desde tan pequeñitos (aunque no sea realmente cerveza) me parece un tanto peligroso ya que lo pueden ver como algo completamente normal y además sean incapaces de distinguir una cerveza real con una “para niños”. Sin embargo, este producto no me sorprende tanto, ya que en España también se vende cava para niños, yo misma he consumido una imitación de “champagne” llamada Pinky. El producto comparte la misma filosfía que Kidsbeer o Kodomo ya que en su etiqueta lo publicita como “la bebida para las fiestas de los niños”, “Para que puedas brindar con tus padres”, por tanto se ha extendido este tipo de bebidas. De hecho, ambas se suelen comprar en la sección de bebidas alcohólicas de los supermercados, junto al vino y el champagne que deleitan a los “grandes”.

El caso más polémico fue el de Disney que lanzó en EE.UU. una bebida de nombre Partyfizz, un espumante a base de manzanas y uvas, cuyo color es idéntico al del champagne, con una botella envuelta en papel dorado, para que los niños puedan brindar como los papis con Mickey Mouse o Dora la Exploradora como imagen. Los publicistas se aprovechan de la inocencia de los niños y se olvidan de lo que son, simplemente niños, que no tienen porque brindar como sus padres, ni celebrar como ellos, sino recordar que lo sano y adecuado es tomar un trago, pero de zumo natural.

Anuncios

Nocilla, sólo para hombres fuertes.

Siguiendo con la publicidad de alimentos para niños, Nocilla constituye uno de esos productos estrella de la alimentación española. Para quienes desconozcan este producto, seguramente sí habréis oído hablar de la marca italiana Nutella, la original y competidora de ésta. La empresa Nutrexpa (¡ojo!, la misma que Cola Cao) también se planteó en sus primeras campañas publicitarias relacionar esta crema de cacao con el tema del deporte, el estar en forma y con ello seguir una dieta sana (sí, a base de rebanadas de pan con nocilla, muy sano). Nocilla patrocinó campamentos deportivos, eventos infantiles y apostó fuertemente por los spots televisivos. De este modo, Nocilla se situó como principal marca en su sector. Lo curioso de los primeros anuncios que analizaremos luego y de su eslogan “La merienda de los hombres fuertes” es la exclusión de las chicas en el deporte. Se nos vende un producto que para ser simple crema de cacao hace que soñemos con ser campeones en todo , hombres fuertes, futbolistas, jugadores de baloncesto, incluso ser los mejores en snowboard, siempre y cuando seas un chico.


Estos anuncios, de a finales de los 70, apelan directamente a que los niños tienen que comer nocilla para no solo convertirse en hombres de primera sino el término “fuertes”, porque eso es lo que te hará realmente ser un campeón. A partir de los 90 se apostó por utilizar deportistas famosos como reclamo, así como regalos unidos al fútbol. Aquí tenemos dos ejemplos:

Por todos es sabido que el fútbol en este país es cosa de hombres, y que posiblemente los cromos tengan una mayor venta entre los niños que las niñas. Por tanto tampoco podemos tacharlo de sexista, sino que simplemente va de acuerdo con las estadísticas. Sin embargo, estaría bien hacer anuncios neutrales, o que también participaran tanto chicos como chicas en el deporte (no tiene porque parecernos raro que una chica también pueda jugar al fútbol y que su modelo a seguir sea otra futbolista, porque las hay). Esta es otra duda que me he planteado siempre, los modelos a seguir en el deporte solo son masculinos, existen cientos de anuncios con Pau Gasol, Messi, Rafa Nadal… pero anuncios en el que aparezcan mujeres deportistas ¿cuantas? y mujeres superestrellas, menos aún.

Nocilla a lo largo de sus campañas sigue apostando por la receta natural de su producto, y su alto contenido en nutrientes para que los niños crezcan fuertes y sanos, pero dejando ya el tema del deporte (algo que no deberían haber prescindido). Ahora se apuesta por el tema familiar, y por el estereotipo de “madres preocupadas por la alimentación de sus hijos”. Atentos a estos ejemplos:

El segundo anuncio no tiene desperdicio cuando directamente es la madre la que da de comer a sus hijos: “Mamá con Nocilla, al pan le añades leche, cacao, avellanas y azúcar…”

La última campaña de Nocilla es radicalmente distinta a las anteriores, esta vez han apostado por la música donde tanto niños y niñas pueden participar grabándose cantando la canción de Nocilla con David Bisbal, no es que sea un ídolo teen, y supongo que no habría presupuesto para alguien con más caché, pero al menos es una campaña divertida, que atrae a todo el público infantil sin excepciones.